Copyright ©2010 Huaca Ventarrón Todos los derechos Reservados
Email:
secuencia10
secuencia10
secuencia10
secuencia10

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
PROYECTO REGION LAMBAYEQUE OTRAS PUBLICACIONES MAPA DE SITIO
 

El Formativo

Continuando el proceso evolutivo debemos mencionar al complejo de Purulén (Alva, 1986), ubicado en la parte baja del valle de Zaña, donde se han documentado hasta 15 edificios platafórmicos rodeados de terrazas, áreas de vivienda, caminos y canteras, que se extienden sobre un conjunto de colinas rocosas entre el mar, el valle y el desierto. Se trata de edificios de piedra y barro, con patrones típicos de planta rectangular, dos o tres plataformas, una plaza cuadrangular delantera y escalinatas centrales para el acceso a los niveles platafórmicos. Uno de los edificios mayores, excavado, presento una escalera monumental de 15 metros de ancho y un recinto semi-subterráneo con nichos (fig. 3). Los fechados para la época final dan una antigüedad  3200 años antes del presente. En las áreas que rodean los templos, se encuentra abundante basura doméstica y cerámica asociada al los estilos del Formativo Temprano. Los pobladores cultivaban frejol, zapallo, palta, etc. complementando su dieta con recursos marinos del litoral cercano. El desarrollo de una tecnología hidráulica y variedad de recursos disponibles, explica el crecimiento poblacional y el nivel cultural alcanzado. La hipótesis para el repentino abandono de este gran asentamiento humano, sería la variación del curso del rió y el colapso temporal del sistema agrícola.

Evidentemente durante esta época los valles de la región debieron estar ocupados y medianamente cultivados, así lo sugieren otros yacimientos probablemente contemporáneos como Corbacho y Oyotún en el valle de Zaña, Montegrande, Tembladera en el valle de Jequetepeque, Saltur y La Cria en el valle de Lambayeque.

El inicio del Formativo Medio, alrededor del 3000 antes del presente, estaría caracterizado por la llamada cultura Cupisnique, cuyos cementerios, saqueados en todos los valles de la región y principalmente en Zaña y Lambayeque, han proveído una impresionantes variedad de vasijas escultóricas a colecciones y museos. Los objetos de oro identificables, testimonian el inicio de la prolífica tradición orfebre y sus implicancias para la obtención de metal, que caracterizan a la región a través de  todas las épocas siguientes. Entre los monumentos representativos de esta época podemos mencionar a la Huaca Lucia y Chólope en el valle de La Leche, que comprenden un templo monumental con escalinata central de 15 metros de ancho y columnas circulares pintadas de rojo (foto 8), edificados con adobes cónicos, así como los testimonios de una extensa concentración de hornos para la producción de cerámica (Shimada, 1995).

Las recientes excavaciones en Collud, que publicamos en esta obra, han permitido documentar un singular templo con frente escalonado y una monumental escalinata central de 25 metros de ancho. En la parte baja se localizó parte de un zócalo decorado con relieves policromos representando divinidades (foto 7). Este edificio esta construido con un singular sistema de adobes cilíndricos alargados. Todo parece indicar que el complejo con una extensión mayor a 36 hectáreas, sería uno de los grandes santuarios religiosos de la región.

En esta época debieron surgir paralelamente centros ceremoniales ubicados en la montaña andina, sobre las cabeceras de cada uno de los valles, en una zona geográfica que permite el acceso e interrelación entre la sierra alta y las tierras bajas, así parecen demostrarlo la presencia de conjuntos monumentales como Sangana y Congona en el valle de La Leche, Udima sobre el valle de Lambayeque-Zaña, Kuntur Wasi sobre el valle de Jequetepeque. Estos centros estarían vinculados al culto a la fertilidad y el agua, considerando que se encuentran estratégicamente ubicados en las nacientes de los ríos que descienden hacia la costa (Alva, 1985).

Debemos mencionar que los variados yacimientos de petroglifos que existen en la región, por sus rasgos estilísticos, corresponderían en un alto porcentaje al pre-cerámico y a  los diversos momentos del Formativo, estas expresiones parecen asociarse a rutas de transito, parajes sagrados y zonas de peregrinaje religioso, entre los que pueden mencionarse Quebrada de los Boliches en Olmos, Cerro Mulato, La Cal y Desaguadero (foto 9), en el valle de Chancay; Guayaquil y El Palmo en Zaña entre otros. En este último valle se encuentran también singulares expresiones de geoglifos, trabajados a base a la técnica mosaico lítico, representando imágenes religiosas de profundo simbolismo como la llamada “Águila de Oyotún” y la criatura felínica de La Compuerta (foto 10).

Inmediatamente después habría tenido lugar una fuerte interrelación cultural macro-regional, por la presencia de elementos del estilo Chavín o chavinoide que se difunden en gran parte del actual territorio peruano, cuyo origen y naturaleza es aún hoy un tema discutido en los medios académicos. Podemos asociar a esta época los yacimientos de Chongoyape, Morro Eten y Zarpán entre otros, caracterizados por una arquitectura monumental de piedra con patrones simétricos y canales subterráneos, que parecen repetir modelos constructivos típicos, identificados en la sierra Norte y Nor-central.

Las épocas del Formativo Tardío que implican grandes cambios y la desaparición del fuerte fenómeno religioso  Chavín, se identifican  con las llamadas culturas Salinar y Gallinazo. Aún cuando no se conocen grandes estructuras monumentales, cerámica de estos sencillos estilos, ha sido identificada en casi todos los valles de la región de Lambayeque, especialmente en los sitios de  Cafetal y Corbacho en el valle de Zaña, Ventarrón, Santa Rosa, Pampa Grande en el valle de Lambayeque y Batan Grande en el valle de La Leche. Cabe mencionar que a diferencia de otros valles del Sur, en Lambayeque se han encontrado algunos ejemplares de cerámica típica Vicús, una tradición local de la región de Piura, evidenciando un momento de fuertes contactos con el Norte.

La reciente intervención de emergencia en el sitio el Chorro de Pomalca, cercano a Collud y Ventarrón permitió documentar un cementerio parcialmente saqueado que podría formar parte de un enorme yacimiento, abarcando varios montículos contiguos, algunos con reocupaciones de épocas posteriores. En lo que va de la investigación,  las tumbas rescatadas y los objetos saqueados consisten en pesados instrumentos y ornamentos de cobre, (puntas de lanza, porras, colgajos); entendemos entonces que fue en este periodo donde se introdujo la tecnología metalúrgica del cobre, revolución tecnológica que precipito la caída del sistema religioso pan andino Chavín e impulsó la gestación y florecimiento de las sociedades del Intermedio Temprano; la formación de los primeros ejecitos y la planificación de grandes obras de irrigación regionales.

Esta etapa de cambios dio paso a la emergencia de la cultura Moche o Mochica, que se desarrolla simultáneamente en casi todos los valles de su definitivo ámbito territorial desde Piura hasta Nepeña.